Me voy de safari. ¿Qué meto en la maleta?

Eterna duda del viajero…¿qué meto en la maleta?

Da igual cuantas listas haya por Internet o tutoriales de como hacer una maleta y que quepa un elefante en el equipaje de mano. La realidad, es que cuando nos toca a nosotros, surgen millones de dudas. Calculas los días, las actividades a realizar, la temperatura que va a hacer… pero surgen constantemente los “y sí…” Y sí resulta que un día diluvia? y sí salimos a cenar a un sitio mono? y sí tengo que realizar un combate de sumo y resulta que me estoy dejando la braga-faja en casa (mawashi para los que quieran ser cultos). Y la dura realidad es que al final volvemos con la mitad de la ropa sin usar.

Este tipo de dudas, aumenta cuando vamos a realizar un viaje “exotico”. Algo que no sabemos muy bien como va y que no hemos realizado en la vida. Que no sabemos si hay un carrefour cerca para comprar ropa si necesitamos algo, o si es necesaria alguna prenda en concreto. Y el problema ya no es volver con ropa que no has usado, es volver con ropa y artilugios que no has usado y que no volverás a usar en la vida.

Bien, pues uno de esos viajes son los safaris. Y con safari, me refiero a “safari fotográfico en África del este”.  Aplicable con matices a Sudáfrica y Namibia, Botswana, Uganda o Rwanda y Zambia o Zimbabwe.

Y sí, safari fotográfico, porque si a lo que vas, es de caza, lo siento, te has equivocado de blog. Aquí no damos recomendaciones a gente que tiene perturbaciones mentales.

Hechas estas aclaraciones, aquí va mi resumen para ver si puedo ayudar a alguien.

Los países cercanos al Ecuador  se caracterizan por tener dos estaciones. Una húmeda, donde hace más calor y llueve. Y una seca, donde las temperaturas son más bajas y existe menor pluviosidad. Así mismo, según nos vamos acercando al sur, las temperaturas se van haciendo más extremas, pero en general comparten una lista de cosas necesarias.

Lo primero, la ropa. No hace falta ir a Coronel Tapioca y comprarse el safari total look. Cierto es que esos colores tierra son útiles para no atraer mosquitos y que el polvo no se note mucho,pero no es necesario hacer una gran inversión. Si no se tiene en casa nada mínimamente parecido, vale con unos vaqueros cómodos y camisetas claritas de algodón. Ropa de tejidos que traspiren bien y que sea cómoda.

Es importante tener en cuenta que a primera hora de la mañana hace frío. Se sale de safari muy temprano y en el coche, con las ventanas y el techo abierto, se llega a tener frío, así que es útil llevar un forro polar y algún pañuelo, más aún cuando se va en la época seca.

Lo ideal es llevar varias capas, como una cebolla, y de el forro polar, según va avanzando el día, poder quedarse en manga corta.

En Sudáfrica y Namibia, en invierno (nuestro verano), se necesita un abrigo, bufanda y guantes, ya que las temperaturas pueden bajar mucho y rondar los cero grados.

El calzado debe ser cómodo y punto. Los safaris normales no requieren ningún esfuerzo físico. Subes a un coche, ves animales, bajas del coche y estás en el lodge, por lo que con unas deportivas normales o unas botas pisamierdas se va más que preparado. Dependiendo de los destinos, puede realizarse una caminata por la sabana,pero no requiere nada más específico.

Caso diferente es si vamos a Rwanda o Uganda a hacer algún trekking ya sea para ver gorilas o para disfrutar de la selva. Claro está, en ese caso, sí será necesario unas botas decentes y a ser posible impermeables.

Para disfrutar de la piscina que ofrecen muchos alojamientos  y para que los piececillos respiren un poco, está bien llevarse unas sandalias para los ratos de ocio.

Es muy complicado estar de safari limpio. El polvo lo rodea todo y cada vez que se sale con el coche, se vuelve con la ropa sucia. Así que, es más fácil hacerse a la idea en lugar de luchar contra ello y asumir que la ropa que se lleva ha de ser útil y poco más. Las veces que he ido de safari me he llevado un pantalón por cada 2-3 días y una camiseta para cada día (y sí claro, alguna de sobra, yo también hago eso). Cuando llego del safari por la tarde, me ducho y me pongo ropa limpia que utilizo para la cena y para realizar el safari del día siguiente. No hace falta ir a cenar de gala y eso facilita las cosas.

Además, la mayoría de los alojamientos tienen lavandería a precios muy bajos lo que facilita no tener que llevar mucha ropa.

Respecto a los medicamentos, es muy importante llevarse todo lo que uno necesita de manera inevitable. Si alguien tiene un problema de corazón que no crea que va a encontrar algo en medio de la sabana.

Lo recomendable es llevarse cosas básicas, para el dolor de cabeza, antidiarreicos, suero para los ojos y poco más. para aquellos que estén muy delicados del estómago, quizás es bueno que se lleven suero por si no pueden comer durante unos días, que no se deshidraten.

Así mismo, y podríamos decir que lo más importante, hay que llevar protector contra los mosquitos. Uno que contenga al menos una composición de DIETILTOLUAMIDA (DEET) del 50% para que sea realmente eficaz. Y echarlo bien, porque en determinadas zonas o épocas del año, donde no te eches, ahí van a picarte sin piedad.

En casos extremos, en los que el safari sea muy de aventura o la zona muy húmeda y con muchos mosquitos o el viajero muy precavido, existe también un antimosquitos para la ropa. Se rocía sobre todo lo que se va a llevar de safari, se deja secar y a la maleta.

La medicación contra la malaria es algo muy personal y se debe acudir a Sanidad Exterior si se quiere más información y alguna recomendación.

Por supuesto, las vacunas obligatorias no se deben olvidar y portar la cartilla de vacunación. Es una cuestión de salud y de que pueden no dejarte entrar en el país.

No hay que olvidarse del protector solar, sobre todo, para países cercanos al Ecuador, donde sin darnos cuenta podemos terminar una jornada de safari con la cara quemada.

Gorro y gafas de sol son también importantes para estos casos.

Hay que tener en cuenta que muchas veces, sobre todo si vamos en grupo, los coches o avionetas no permiten equipajes muy grandes, ni rígidos (bolsas de unas medidas aproximadas de 76 x 38 x 36 cm), ni con peso superior a los 15kg así que hay que ser muy consciente de donde se va y lo que es realmente imprescindible para no encontrarnos en destino con algún problema.

Por supuesto, no olvidar cámara de fotos, ni prismáticos si se tienen.

Espero que sea de ayuda y que se deje de lado el baúl de la Piquer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: