Cata de aceite

El pasado sábado tuve la oportunidad de acudir a una cata de aceite. He ido a unas cuantas de vino, incluso alguna de cerveza (y eso que es un producto que no me gusta mucho), pero era mi primera vez con el aceite. Y la verdad, aunque no sé si repetiría, me pareció muy interesante.

La cata tuvo lugar en una pequeña tienda gourmet que dos chicos han montado en Toledo.  Tienen página web, pero aún no está completa. Mientras, podéis echar un ojo en su Facebook.

Acostumbrada a las típicas tiendas de comida/souvenir de la ciudad, clásicas, con marcos dorados en las vitrinas y llenas de latas con aspecto añejo y mazapanes que no saben a nada, de camino al AVE me llamó la atención un gran cartel naranja que anunciaba productos con origen en Castilla-La Mancha. Y como buena loca de las tiendas de alimentación enlasquetodoestáempaquetadodemaneramuymona entré.

IMG_5700

Por dentro es muy mona, decorada con palés pintados de blanco y con algunos toques naranjas, cuentan con una muy buena colección de vinos, quesos y embutidos, así como mazapanes, patés, ajo negro, salsas…y aceites que es lo que nos ocupa en este caso.

En medio de la tienda, Eden de la Sapidez organizaba la cata con aceites 5 Elementos de la Finca la Pontezuela. En la mesa nos esperaban 3 copas dispuestas  con el “oro líquido” preparado para ser catado. Así, a sorbo limpio.

Sinceramente, la cata de aceite no es lo que más me ha gustado en el mundo. Por mucho que sea un producto que su simple olor o sabor con un poquito de pan me guste, lo de beberlo y moverlo por la boca…no sé si volvería a repetirlo.

Eso sí, aprendí un montón de cosas interesantes.

Lo primero, que la mayoría de los aceites de supermercado son porquería pura, aceites virgen extra mezclados con lampante, que es el aceite con algún tipo de defecto que no lo hace apto para el consumo y que los productores lo refinan para que sí lo sea. De ahí salen muchos de los aceites de oliva.

Lo aceite de la primera prensada es una tontería. Lo importante es que se consiga sólo mediante procesos mecánicos (nada de química) y en frío. Así, los ácidos grasos y propiedades del aceite se mantienen. A mayor temperatura, es más fácil extraer el zumo de la olida, pero va perdiendo calidad.

No hay que fiarse del color del aceite. Puede variar por el proceso de extracción, el tipo de aceituna…De hecho, los profesionales, hacen las catas con vasitos de cristal azul, para que no influya. Un buen aceite de Jaén por ejemplo, puede tender al color verde porque la clorofila es mayor ya que recibe más sol, pero un aceite puede ser malo y tirando a verde, porque en su prensado van ramas y hojas del olivo.


IMG_5699

Que el Aceite de Oliva sea de 1 grado o de 0,4, parece indicar la acidez, dando por hecho que a mayor acidez, será peor el aceite, pero lo que indica es el porcentaje de Aceite de Oliva Virgen extra que lleva, así pues, el aceite indicado como 0.4 lleva menos Virgen Extra y aún que su acidez en menos, la calidad es más baja que el de 1º. Actualmente, creo que ya no se indica la acidez pues engañaba al consumidor y se indica si es sabor suave o intenso.

¿Qué mirar entonces? El olor y el sabor. Un buen aceite debe ser un poco denso en boca, tener olores frutales y campestres; a tierra, manzana, hierba fresca, frutos secos…Y saber a lo mismo.

Es curioso porque nunca había caído en el olor TAN malo que tienen algunos aceites de supermercado. Tras educar un poco el olfato, nos dieron a oler un aceite (cuya marca no diré) y maaaaaaaaaaaadre mía. Olía a maquinaria! a gasolina y motor! Y es que muchas veces en los procesos de extracción del aceite no se tiene cuidado ni higiene suficiente y son los olores y  que coge la oliva pues tiene mucha conductividad.

Nada más llegar a casa lo primero que hice fue oler el aceite, y satisfactoriamente, la garrafa que tenemos en casa olía divinamente, pero una de las botellitas que teníamos sí que tenía esos residuos de olor y fue directa a reciclar.

En concreto, el aceite que catamos estaba buenísimo, pero creo que de precio ya un poco alto. También hay que reconocer que son pequeños productores, que tratan la oliva, como el fruto que es, cogiéndolo del árbol sin golpes ni varazos y esa dedicación hace que suba el precio.

Entiendo que la economía no está para derrochar, pero en algo como el aceite, que o estás todo el día friendo o se gasta poco, creo que merece la inversión. La diferencia entre una botella buena y otra que no lo sea, puede ser de 2€, que en lo que se tarda en consumir un litro, merece la pena.

Importante conservarlo en un lugar seco y sin luz! Así se conserva más tiempo y mejor 🙂

IMG_5680


 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: